Souvenirs de la Torre Eiffel

Impresión 3D: la aliada de la accesibilidad


La impresión 3D y la accesibilidad se han convertido en un binomio que está dando muchas soluciones para un mundo más inclusivo. Te contamos cómo y también proyectos que son ya una realidad.

Impresión 3D y Accesibilidad

La combinación entre Impresión 3D y accesibilidad sigue creciendo aunque quizá de forma más discreta que otras iniciativas más rimbombantes.

Hace ya bastantes años que la impresión 3D está presente en congresos, conferencias, exposiciones sobre accesibilidad y discapacidad.

En sus comienzos auguraba que iba a ser una gran revolución (al menos desde mi punto de vista). Y de hecho, lo ha sido y lo sigue siendo pero siempre tengo la sensación de que falta algo, un paso más. No sabría decir muy bien cuál.

Quizá un golpe de efecto, algo que la haga más cercana, con algún as en la manga… Aquello de que cualquier persona desde su casa podría descargarse un archivo e imprimir lo que necesitaba queda aún demasiado lejos. Eso nos aboca a recurrir a un proveedor, lo que, desde la posición del usuario, no pasa a ser más que una transacción sin saber lo que hay detrás.

Puede que ese sea su gran hándicap. El desconocimiento de gran parte de la sociedad de lo que implica la impresión 3D. Quizá ese caminar casi en la sombra durante muchos años. Se han mejorado procesos, impresoras, materiales, programas de creación… pero apenas se conoce su labor. Un revolución silenciosa que, sin embargo, está muy presente en nuestras vidas y ha llegado para quedarse.

Y es que no hay duda de que, independientemente de su desarrollo o de nuestro conocimiento sobre ella, resulta de grandísima ayuda en el día a día.

La impresión 3D. Un poco de historia

Se habla mucho de la impresión 3D pero ¿sabemos realmente cómo funciona?

Se trata de una tecnología que lleva 35 años con nosotros pero es en los últimos 5 años cuando se ha empezado a conocer su alcance. De hecho, las primeras impresoras 3D aparecieron en 2012.

Su uso más conocido es en el ámbito de la industria y arquitectura para crear prototipos o maquetas. También en el arte, la educación. el ocio, la medicina (ya es posible imprimir tejidos vivos)…

Y sigue ampliando su uso en muy diferentes ámbitos. Con un poco de creatividad puede dar solución a muchos problemas cotidianos. Sin ir más lejos, en lo más complicado de la pandemia se hicieron en todo el mundo máscaras, pantallas, sujeta mascarillas… impresas en 3D.

Esta técnica aporta muchos beneficios a la hora de crear, de hecho, se ha incluido en los currículos de diferentes materias en FP y universidad. Su interdisciplinaridad, rapidez, el uso de un código abierto que permite compartir diseños de manera sencilla, son algunos de sus puntos fuertes.

Además, las técnicas y materiales de uso son variados: adicción de capas, láser, solidificación, compactación… de diferentes tipos de plástico, resina, e incluso, tejidos vivos.

Si quieres saber más sobre Impresión 3D puedes consultar la revista All3DP, una de las más importantes a nivel mundial en este ámbito.

La impresión 3D un gran apoyo para las personas con discapacidad visual

La impresión 3D es uno de los medios más cercanos y «económicos» para conseguir adaptar un dispositivo a nuestras necesidades. Es decir, es una especie de puente entre el Diseño para todos y el Diseño individualizado.

Gracias a la impresión 3D se pueden hacer adaptaciones totalmente personalizables para acceder a ciertos dispositivos, hacer maquetas o replicas de edificios u obras de arte para poder descubrirlas y recorrerlas mediante el tacto, hacer plantillas para reconocer los sensores táctiles de una vitrocerámica, por ejemplo.

Ejemplos de productos inclusivos en 3D

Uno de los mejores ejemplos de la implementación de la impresión 3D en la educación inclusiva son los mapas para niños con discapacidad visual. Antes tenían que hacerse de forma manual con diferentes materiales: cuerdas, cartón, etc. o utilizando termoformado, que no tenía una vida útil muy grande. Con las nuevas técnicas es posible crear mapas muy realistas y duraderos.

En este blog también hemos hablado sobre las ecografías en 3D que permitían a las futuras madres poder tocar una reproducción del feto de su bebe.

Los anuarios del instituto impresos en 3D que los descubrimos en nuestro artículo «Los recuerdos no son visuales: Anuarios 3D«.

Y nueva aproximación a la formación musical gracias a las partituras 3D ¿Serán el futuro de la música?

Accesibilitas: productos de apoyo en 3D

Hablemos ahora de aplicaciones prácticas más recientes. Hace un tiempo dimos la bienvenida a una nueva web que apostaba por la accesibilidad universal: Accessibilitas es una plataforma digital. lanzada por Fundación ONCE y el Real Patronato sobre Discapacidad. Su principal objetivo es ayudar a personas e instituciones a mejorar el diseño universal de espacios, bienes y servicios.

Y dentro de su compromiso con la accesibilidad se encuentra la elaboración de diseños y productos en 3D. Así como también la creación del primer Banco de productos de apoyo para empresas, autónomos, PYMES y también universidades. Esto es posible gracias al convenio entre Fundación ONCE y el Real Patronato sobre Discapacidad

El banco ofrece productos de adaptación para puestos de trabajo y similares. De ese modo facilita la inclusión laboral y ayuda al desempeño de las tareas de las personas con discapacidad.

Este servicio se ofrece sin coste durante un tiempo limitado. Después, si todos están de acuerdo, se vería si quieren seguir con su relación contractual y cuáles serían las condiciones. Para solicitarlo puedes consultar las condiciones en este enlace.

En el siguiente vídeo de Fundación ONCE explican cómo funciona el Banco de productos de apoyo.

Asociaciones con proyectos interesantes en 3D

Durante el IV Congreso Internacional de Tecnología y Turismo para la Diversidad tuvimos la oportunidad de conocer otros proyectos muy interesantes que utilizan la impresión 3D para hacer la vida mucho más fácil a personas con muy diversas discapacidades.

Entre ellas destacan la Asociación 3DLan, que crea prótesis, pulsadores y otro tipo de adaptaciones en colaboración con los propios usuarios y creando una red de colaborativa de creadores.

También descubrimos el Proyecto Autofabricantes que elabora soluciones y alternativas en impresión 3D para productos de apoyo. Utilizando multitud de materiales y técnicas, colaboran con especialistas en diseño, los propios usuarios, asociaciones. Entre sus productos destacan las prótesis para niños con accesorios enfocados a acciones o actividades concretas.

Por último, Ayúdame 3D, una entidad creada en 2017 que fomenta el valor social de la tecnología y ayuda a colectivos vulnerables de todo el mundo.

Su principal producto son los trésdesis: brazos impresos en 3D, que crean y entregan de manera gratuita a personas con discapacidad. También fabrican pastilleros para personas con parkinson, cajas Chemobox para la quimio de los más pequeños, y otros productos solidarios.

Y tú ¿Conoces alguna aplicación de la impresión 3D interesante? Cuéntanoslo en los comentarios


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.