Resumen de la tipografía Atkins Hyperlegible

Tipografías que pueden mejorar la lectura y la accesibilidad

Hoy descubriremos como la accesibilidad está o debería estar en todos los ámbitos. En este caso en las tipografías. Existen algunas que nos ayudan a leer mejor, a concentrarnos, a entender el mensaje… Y no sólo a las personas con discapacidad visual.

Texto a mano y texto digital

Es increíble como ha cambiado la forma de escribir en los últimos 10 o 20 años. Recuerdo los años de colegio cuando empezaba a escribir. Aquellos dictados a mano, o los trabajos de EGB o bachillerato a puño y letra. Bien es verdad que más profesionalmente estaba la máquina de escribir y alguna que otra computadora. Y no soy tan mayor eh. Mi primer ordenador creo que lo tuve con 12 años.

Paralelamente a los avances en la escritura, e independientemente de si era a mano o a máquina o digital, siempre han existido ciertas barreras de lectura para las personas con baja visión. O incluso con buena vista.

Que si garabatos ininteligibles, que si tipografías demasiado enrevesadas, que si colores poco contrastados…

Y queramos o no, eso también afecta tanto al aprendizaje de la escritura y lectura como a su comprensión.

Otra batallita de mi infancia me lleva al colegio en 2° o 3° de EGB. Mi letra no era muy buena y me encantaba escribir con bolígrafos verdes o rojos (siempre me han gustado los colores). Sin embargo utilizar colores claros hacía que mi escritura fuera peor y la lectura igual. ¿Por qué? Pues no había suficiente contraste entre lo que escribía y el blanco de la libreta. Lo mismo ocurría con aquellas pizarras verdes donde siempre quedaban borrones de tiza . Yo apenas la veía pero esas mezclas de colores tampoco ayudaban.

Pero volvamos a la escritura. En este artículo veremos que hay varios factores importantes que ayudan a leer mejor y a comprender mejor un texto. El color, el contraste, la forma…

Texto impreso

Antes de empezar con las tipografías, me gustaría matizar que vamos a hablar sólo del texto escrito o impreso.

Es evidente que gracias al audio y al braille se puede hacer accesible un texto para personas con ceguera o baja visión. Y también para cualquier otra persona, como siempre decimos. Pero hoy nos centraremos en el texto en sí y cómo se puede hacer más legible para todos.

Tipografía, fuente tipográfica o fuente.

Investigando un poco sobre este mundo para hacer el articulo nos encontramos con una duda / debate interesante. Al hablar de letras y sus formas ¿es lo mismo una tipografía y una fuente?

De manera general se suelen utilizar como sinónimos sin embargo desde un punto de vista técnico existen ciertos debates que no lo dejan claro.

Nosotras las utilizaremos como sinónimos por el uso habitual pero si quieres saber más sobre el tema puedes leer este artículo y sacar tus propias conclusiones: Tipografías y fuentes no son lo mismo – conoce las diferencias, de Canva.

Cómo hacer un texto más legible y accesible

Independientemente da la tipografía que usemos, hay que tener claro que hay tres principios básicos que se deben tener en cuenta para mejorar la legibilidad de un texto:

  • El contraste, entre el color del fondo y el color de la letra. Lo que comentaba antes sobre los bolis de colores pero que afecta incluso más en texto impreso si usamos por ejemplo el amarillo sobre blanco en un blog.
  • El tipo de fuente, su forma y sobre todo si tiene serifa o no. La mayoría de las letras se diferencian entre si son sans serif, es decir, letras sencillas sin demasiados remates, bordes o detalles (Arial o Calibri, por ejemplo), y las serif, que si los llevan (Times New Roman). Como podrás suponer, las sans serif son mucho más legibles al evitar demasiados trazos que pueden malinterpretarse.
  • El tamaño y el peso de los caracteres. Si son más gruesas o finas, si son cursivas, su altura, su anchura, etc.

No hay una fórmula exacta para construir un texto super legible pero combinando estos tres parámetros de forma equilibrada se pueden conseguir grandes resultados.

Las tipografías más accesibles

En nuestro blog ya hemos hablado de algunas tipografías que, en cierto modo, hacían más fácil la lectura, como es el caso de Ready, o la conexión entre braille y texto impreso con Braille Neue.

Ready

Ready tiene un diseño que intenta ser lo más neutro, claro y limpio posible. Gracias al equilibrio entre espacios internos y externos potencia la legibilidad y su carácter inclusivo. Más información en: Ready, la tipografía accesible.

Braille Neue

Por su parte Braille Neue es un concepto diferente en el que se intenta aunar visualmente el patrón de las letras braille con el texto impreso. Una combinación interesante para que cualquier persona, con o sin baja visión, pueda habituarse visualmente a ambos sistemas de lectoescritura. Puedes encontrar más información sobre esta en: Braille Neue, una tipografía inclusiva.

Tipografía Braille Neue Standard
Tipografía Braille Neue Standard

Más recientemente ha aparecido otra propuesta que debemos tener muy en cuenta: la Atkinson Hiperlegible.

Atkinson Hiperlegible

Esta tipografía fue creada por Applied Design Works con el asesoramiento del Braille Institute, una organización sin ánimo de lucro.

Es la última iniciativa (2020) en pos de un texto más legible. De hecho su nombre lo indica: hiperlegible. Lo de Atkinson proviene del fundador del Braille Institute, Robert Atkinson.

Este tipo de letra está pensado principalmente para mejorar la vida de las personas con baja visión pero también hacerla más fácil para cualquier persona.

Su formas son distinguibles y exageradas, para un mejor reconocimiento. Como curiosidad, hay que destacar que esta tipografía recibió el premio Fast Company Innovation by Design Award 2019 en la categoría de Diseño Gráfico.

Es compatible con macOS y Windows 10 y 27 idiomas diferentes. Si quieres utilizarla la puedes descargar gratis en este enlace. (temporalmente no disponible pero dejamos el link para cuando funcione).

Resumen de la tipografía Atkins Hyperlegible
Resumen de la tipografía Atkins Hyperlegible

Tipografías para estudiar, recordad y comprender mejor

Aunque no sean del todo accesibles, ni hayan sido creadas para las personas con discapacidad visual, me gustaría destacar también otras dos iniciativas que mejoran la comprensión lectora y la memorización.

Sans Forgetica

Sans Forgetica apareció en 2018 como una fuente científicamente creada para que fuese más fácil estudiar.

Los diseñadores de esta tipografía fueron unos científicos australianos que buscaban un tipo de letra que permitiese una mejor memorización de lo que se está leyendo.

Tras varias pruebas con distintas fuentes y un grupo de estudiantes, comprobaron quienes leyeron los textos con Sans Forgetica recordaban mucho mejor el contenido que los que usaron otro tipo de letra.

El aspecto es muy curioso porque consiste en introducir espacios en blanco en ciertos puntos de las letras, un truco que, según sus creadores, mejora la memorización.

Este pequeño obstáculo, que podría ser incómodo para algunas personas con baja visión, obliga al cerebro a estar alerta y prestar más atención a lo que está leyendo, un esfuerzo inconsciente que refuerza lo leído.

Eso hace que la forma de afrontar la lectura sea mucho más versátil e interactiva. Puedes elegir cambiar el tipo de letra sobre la marcha o introducir notas al margen e incluso subrayar las partes más importantes.

Más información en esta noticia de la BBC: Cómo es la Sans Forgetica, la nueva fuente de letra creada por científicos para ayudarte a memorizar lo que lees.

El uso de fuentes diferentes

Otro estudio muy parecido al anterior buscaba mejorar la concentración de los lectores. Cuanta más concentración, más comprensión y retención de información.

En este caso, la investigación fue llevada a cabo en Ohio y se basaba principalmente en la mezcla de varios tipos de fuentes en un mismo texto. Esa variación ayuda a romper la monotonía de la lectura lo que hace que la persona que lo lee se tenga que fijar más y, por lo tanto, concentrarse para acceder al contenido.

Más información sobre este estudio en Genbeta: Cómo el uso de fuentes tipográficas distintas permite que el lector se concentre más.

Otras opciones para mejorar la lectura

Más allá de que las tipografías sean accesibles o no, existen otros medios para poder adaptar el texto a nuestras necesidades. Ampliación, cambio de tipografías, aplicaciones de lectura, etc. Eso ya será cuestión de otro artículo.

Y tú ¿conoces otras tipografías accesibles? ¿Cuál es tu favorita para leer textos más o menos largos? Cuéntanoslo en el apartado de comentarios.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.