juguetes discapacidad visual

Juegos de mesa para peques y padres con discapacidad visual


Hablamos sobre juegos de mesa para peques y para sus padres con discapacidad visual.

Un desafío inclusivo

Hace unos días, tras haber publicado un artículo sobre SENSEE y sus libros de colorear y cuentos para niños con discapacidad visual, recibimos una petición muy especial que me lleva rondando la cabeza desde entones. Gracias Meritxell Aymerich por mandarnos deberes.

Una madre con discapacidad visual nos pedía consejo sobre juegos de mesa para niños de 3 años. Hasta ahí todo bien, pero deberían ser juegos que pudiesen jugar tanto niños con visión normal como sus padres con ceguera o baja visión.

Me lo tomé como un desafío pero también como una opción que se podría dar en mi caso en un futuro no muy lejano.

Siempre hablamos de productos para personas con discapacidad visual. De hecho hicimos algunos artículos sobre regalos para personas con discapacidad visual o consejos para juegos y juguetes de niños con ceguera o baja visión.

Pero aquí entra en juego otro factor: juegos creados para un público determinado (niños de 3 años) pero que sus padres puedan ayudarles y compartir sus partidas.

Consideraciones importantes en juegos de niños de 3 años

En esta temprana edad los juegos son un elemento muy importante para desarrollar habilidades, valores y conceptos que les serán muy útiles en el futuro.

Suelen ser actividades en las que priman los colores llamativos, texturas y formas reconocibles, elementos relativamente grandes y que demandan acciones por parte del jugador.

Entre las habilidades que más suelen verse involucradas en el juego son la visión espacial, el reconocimiento de colores, formas o incluso letras y números, la motricidad fina, la manipulación, las nociones básicas de contar, etc.

Cada juego puede ofrecer muchas prestaciones a nivel pedagógico así que serían muchas las posibilidades.

Elementos utilizados en los juegos y su accesibilidad

Haciendo una pequeña investigación descubrimos que los elementos más utilizados con los dados, los colores, la creación de secuencias y ficha o piezas bien definidas y bastante reconocibles incluso por el tacto. También el uso de cartas es bastante recurrente.

En este caso se nos planteaban varios problemas a la hora de que sean accesibles para todos. Sabemos que puede ser complicado pero siempre se pueden intentar hacer ciertos ajustes o adaptaciones para lograrlo.

Hay que tener en cuenta antes de nada que estos juegos de mesa, como ya dijimos, suelen tener colores contrastados e imágenes sencillas y grandes. Esto es una gran ayuda para personas con baja visión. Nos permite poder diferenciarlos y reconocerlos sin ayuda adicional o con algún amplificador.

Adaptaciones

En cuanto a los elementos de los juegos podemos destacar los siguientes y sus posibles adaptaciones:

Por un lado los dados. Al mostrar colores o imágenes podríamos utilizar algún tipo de aplicación que pueda reconocer colores o imágenes. O también recurrir al niño para que nos diga que color o que elemento ha salido en nuestra tirada (siempre que ya los conozca). Otra opción es crear unas tarjetitas o pequeñas piezas de cartón con un símbolo en relieve (además de en tinta, si se cree conveniente) para identificar cada cara del dado y meterlas en una bolsa e ir sacándolas en lugar de lanzar el dado.

En cuanto a las cartas, al ser totalmente visuales, es complicado adaptarlas. Si tenemos resto visual podemos utilizar dispositivos amplificadores o apps que permiten descifrar qué aparece en la imagen. Si no, podemos recurrir a añadir alguna letra o palabra en braille (somo se hace en el UNO Braille, por ejemplo) o a un código QR o similar para grabar un texto descriptivo. Todo dependerá también del contenido de la carta.

Hablando de tableros, si no son muy complicados, se les pueden marcar las casillas o elementos con algún producto que forme capa en relieve. También es posible destacar las líneas con un rotulador gordo cuando aún tenemos resto visual.

Otros elementos comos fichas, meeples, muñecos u objetos tienen una mejor adaptación. En algunos casos no es necesaria ninguna puesto que su forma y textura nos permite reconocerlos. Otros se les puede añadir algún tipo de muesca o incluso braille para saber su color o su significado.

Juegos de mesa para peques accesibles o casi

Podríamos hablar largo y tendido de adaptaciones pero pasemos a comentar algunos juegos que nos parecen interesantes en esta situación de padres con discapacidad visual y niños de 3 años con visión normal.

En nuestra web de Proyecto GLIRP y canales de Youtube solemos reseñar juegos de mesa y hacer partidas. Aunque tenemos que reconocer que solemos trabajar con edades más altas por lo que no somos tan expertas en este rango de 3-4 años. Sin embargo hemos encontrado algunos juegos que podrían funcionar muy bien con alguna pequeña adaptación. Si se pincha en el enlace del nombre se puede acceder a más información y a la tienda Zacatrus por si se quiere comprar.:

  • Mi primer frutal, de la editorial Haba es uno de los juegos más recomendados para introducir a los peques en el mundo de los juegos. En este caso tenemos elementos de madera grandes con formas de frutas (solo habría que hacer alguna pequeña adaptación para diferenciar manzanas verdes de las rojas). El juego se basa en que hay unas reservas de frutas y una cesta donde tendremos que ponerlas antes de que el cuervo llegue al final de su trayecto. Para poner las frutas en la cesta hay que lanzar el dado y coger la del color que muestra la cara. En caso de que salga un cuervo este se mueve por su tablero. Aquí sólo tenemos el problema del dado que se puede solucionar como dijimos con métodos alternativos o siendo el niño que diga que color es. El tablero del cuervo con losetas independientes así que se puede diferenciar muy bien su avance.
  • Lina la mariquita. En este juego de la editorial Tranjis tenemos una gran mariquita de peluche a la que le faltan los puntitos. Los niños tendrán que lanzar un dado y deberán poner un puntito del color que salga en un espacio. Sencillo y basado en los colores. Adaptando el dado y dando algo de relieve o texturas, si es necesario, a los elementos puede ser una buena opción.
  • Coïnx. Un entretenido puzle de la editorial Maldito Games para un solo jugador (aunque siempre se puede hacer colaborativo) en el que completarás las distintas tarjetas de misión, usando correctamente la lógica y la percepción espacial. Tenemos piezas de colores tipo tetris con un agujerito y unas tarjetas donde tendremos que ponerlas. En esas tarjetas hay algunos dibujos que no se deben tapar por las piezas sino que deben coincidir con el agujero de la pieza del mismo color. Simplemente poniendo una pequeña etiqueta en braille en el lugar del dibujo o con texturas se puede adaptar.

Además de estos juegos de mesa como tal se pueden tener en cuenta puzles con texturas, juegos de plastilina tipo Play-Doh y algunas adaptaciones de los juegos clásicos que tienen en el CIDAT: dominó, parchís, ajedrez, 4 en raya, etc.

También podemos destacar proyectos inclusivos para jugar como los Braille Bricks o Memotoc.

¿Nos recomiendas algún otro juego que pueda ser inclusivo?


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.