Movilidad sobre ruedas con discapacidad visual

Un triciclo eléctrico para moverse con discapacidad visual. Esa es la idea que el inventor alemán Matthias Fuchs se ha propuesto llevar a cabo. Te contamos como va su proyecto.




Matthias Peter Fuchs es el inventor del prototipo de este vehículo eléctrico para personas con ceguera o baja visión.

No estamos hablando de un coche sino de algo más parecido a una silla de ruedas con la que la persona se puede desplazar y a la vez transportar la compra, por ejemplo.

Gracias al ultrasonido y a unos altavoces, el usuario puede moverse libremente utilizando un joystick y la tecnología que permite detectar los obstáculos que se encuentran en un radio de 4 metros.

El inventor

Matthias Fuchs se quedó ciego con 15 años aunque con 40 aún consigue diferenciar entre luz y oscuridad.

Debido a su ceguera no pudo a ir a al instituto en su Baviera natal asi que se trasladó a Marburg donde estaba la única escuela especializada para personas con ceguera y baja visión. Más tarde estudió psicología en Wuppertal.

Durante toda su vida ha intentado hacer la vida más fácil a las personas con discapacidad.

Una de sus mayores inquietudes fue conseguir que las personas con ceguera pudiesen moverse y hacer sus tareas diarias más libremente.

Para una persona con baja visión ir en bici o coger el transporte público es complicado y por eso se decidió a crear un vehículo que le permitiese ser más independiente.

El desarrollo de una idea

El vehículo era una idea que le rondaba la cabeza desde hacia ya más de 20 años y que decidió poner en práctica en 2015.

Para poder construirlo acudió a la escuela Werner Von Siemens en Hildesheim a aprender soldadura. Allí. al principio, fueron muy reacios (imaginaos una persona ciega utilizando un soplete). Sin embargo, el profesor Thomas Golnik escuchó su historia y su proyecto y se decidió a ayudarle. Tanto él como sus alumnos están encantados de pode aportar sus conocimientos a la causa.

Juntos consiguieron desarrollar el primer prototipo que, aunque ya alcanza los 12 kms por hora, aún está en proceso de desarrollo para ajustar ciertos aspectos

El triciclo eléctrico

En definitiva lo que tiene Fuchs en su cabeza es una especie de triciclo eléctrico con el que poder desplazarse y evitar los obstáculos.

El diseño básico pesa unos 80 kgs y está formado por una silla de ruedas, un asiento de automóvil y dos baterías de coche de 24 voltios.

Además la estructura va rodeada por un armazón de acero donde están ubicados los sensores ultrasónicos (cuatro en la parte delantera y cinco en la trasera).

Como comentamos antes, estos detectores tienen un alcance de cuatro metros ya sea a intervalos regulares o de manera constante.

El sistema de asistencia al conductor utiliza la salida de voz para comunicar la distancia con respecto a los objetos de alrededor.

Asimismo, según se puede ver en el vídeo promocional, el usuario también utiliza los pies y el bastón para tener más información del suelo y de su entorno. Este punto es el que nos resulta más confuso ya que, aunque añade información, parece ser una acción que desaprovecha los sensores del vehículo y le resta originalidad y eficacia.

Como curiosidad, incorpora la función de escuchar música, lo quE según Fuchs es divertido porque alerta a los otros viandantes de su presencia.

En este proceso de pulir su invento, Fuchs no está solo, además de Golnnik cuenta con el profesor dr. Uli Barth del Departamento de “Métodos de Ingeniería de Seguridad / Investigación de Accidentes” de la Universidad de Wuppertal.

Os dejamos el vídeo del canal Sputnik donde podéis saber un poco más del prototipo.

¿Qué os parece la idea? ¿Útil? ¿Interesante?

Fuente: Blinder Sarstedter entwickelt Fahrzeug für Blinde




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.