Pantalla de whatsapp en modo oscuro

El modo oscuro, Whatsapp y el debate sobre sus efectos en la vista

El modo oscuro va conquistando aplicaciones, móviles, pantallas, sistemas operativos… El último en incluirlo ha sido Whatsapp pero, ¿es realmente beneficioso para nuestra salud? Te contamos lo que sabemos.

Uso responsable de las tecnologías

En esta época de pandemia de Coronavirus que nos ha tocado vivir, los teléfonos móviles, tabletes y pantallas varias se han convertido en nuestros compañeros de encierro.

[NOTA: Si lees este artículo ya en libertad, será que habremos vencido al dichoso covid-19. (Esperemos que sea más pronto que tarde)].

De todos modos, la información seguirá vigente, y el uso responsable de las tecnologías seguirá siendo importante para el cuidado de nuestros ojos.

Las personas con baja visión que aún conservamos agudeza visual deberíamos ser incluso más cuidadosas con el uso puesto que puede afectarnos en mayor medida dependiendo de nuestras deficiencias.

Por otro lado, quienes usen lectores de pantalla y no el aspecto visual, en este caso tiene cierta ventaja aunque hay estudios que dicen que la luz azul que desprenden las pantallas también puede afectar al envejecimiento general. (Esto daría para otro artículo).

Seas de unos u otros, o no tengas ningua discapacidad visual, este artículo te interesa. Cuidarse es cosa de todos.

Modo oscuro

Poco a poco el modo oscuro ha ido apareciendo en nuestras vidas. Las pantallas han ido cambiando el fondo blanco por el negro. Como un truco de magia nos pasamos al lado oscuro y Android, iOS, Windows 10… se han apuntado a la moda.

Quizá a los jóvenes les sonará a chino el MS-DOS que arrancaba cuando encendíamos el ordenador hace unos cuantos años. Pero los más mayorcitos nos acordamos de aquella pantalla negra con letras blancas. ¿Te suena?

Podríamos decir que el modo oscuro no es tan moderno como creemos. De hecho estuvo en el inicio de todo el boom informático y de telecomunicaciones.

Más tarde llegarían las pantallas más luminosas, blancas, brillantes… y los sistemas operativos tan populares hoy en día. Luego los dispositivos, móviles y electrodomésticos con sus programas y pantallitas varias.

Y ahora, que vivimos colgados permanentemente de la tecnología, ha surgido, como un regreso al pasado, el modo oscuro. ¿De vuelta al origen?

Whatsapp en modo oscuro

El último en llegar (hasta ahora) ha sido Whatsapp aunque ya llevasen unos cuantos meses detrás de esta actualización. Eran muchos usuarios quienes la solicitaban.

Lo que nos ofrece el modo oscuro de Whatsapp son colores similares a los que tiene cada sistema operativo por defecto. Así el modo oscuro es ligeramente diferente entre las versiones de Android e iOS.

En Android (que es el que más usamos) tenemos un tema oscuro que combina tonos verdes, azules y grises. Por su parte, en iOS, los fondos son totalmente negros.

Pero curiosamente, tras probarla en Android, no acaba de convencerme. No me resulta tan útil y accesible como otras aplicaciones con modo oscuro.

Quizá es una cosa de fondo o que la diferenciación entre lo que escribimos nosotros y lo que nos responden los demás no es lo suficientemente contrastada. Supongo que con el tiempo se irá puliendo o nos acostumbraremos a ella.

Activar Modo Oscuro en Whatsapp

Activar el modo oscuro en la app es muy sencilla siempre y cuando tengas la última actualización y tu smartphone sea compatible.

Para activar esta función en Whatsapp (si aún no la tienes) tienes que seguir los estos pasos;

  • Abrir WhatsApp
  • En el menú de 3 puntos, que está en la parte superior derecha, seleccionamos la opción «Ajustes«.
  • En «Ajustes» vamos al apartado «Chats»
  • Seleccionamos «Temas» y podremos elegir varios modos: «Predeterminado del sistema«, «Claro» y «Oscuro«. Marcaríamos este último o el primero si tenemos modo oscuro por defecto en el móvil.
Pantalla de whatsapp en modo oscuro
Pantalla en modo oscuro en Whatsapp

Modo oscuro: ¿Beneficioso o perjudicial?

Pero en este mundo donde todo se cuestiona y todo se comenta, han surgido dos opiniones contrapuestas sobre el uso del modo oscuro. La típica dicotomía entre bueno / malo.

No creo que ninguna sea concluyente ni que ninguna tenga la verdad absoluta. También debemos tener en cuenta las peculiaridades de cada usuario. Aquí nos podríamos fijar en las diferentes deficiencias de una persona con discapacidad visual puede tener y como un modo u otro puede ayudarle a la hora de acceder a la información de la pantalla.

Beneficios del modo oscuro

Una de las principales razones de la adopción de este modo de manera tan generalizada, es que reduce la fatiga visual, sobre todo cuando pasamos mucho tiempo ante la pantalla. Especialmente en entornos de poca luz.

Otra ventaja demostrada es que ahorra consumo de energía en los dispositivos con pantallas OLED o AMOLED . Cuando el fondo es blanco, todos los píxeles están encendidos y la pantalla exige más potencia. Cuando estos son negros o oscuros se reduce el consumo de batería.

Sin embargo, hay pantallas (por ejemplo las LCD) en las que no se percibe realmente este ahorro.

Existe otro beneficio más que es bastante polémico. Se supone que con el modo oscuro se reduce la luz azul. La luz azul en sí no es mala. De hecho es el Sol quien emite la mayor cantidad de esta luz y nos permite, con ello, regular nuestro sistema biológico.

El problema surge cuando la luz azul de nuestras pantallas inferfiere en nuestra rutina. Por ejemplo, se ha comprobado científicamente que el uso del móvil antes de dormir influye negativamente en la calidad y cantidad del sueño.

El lado oscuro del modo oscuro

Ahora que sabemos los beneficios podemos preguntarnos ¿y por qué hay expertos que no recomiendan el uso de este modo?

He estado estos días informándome un poco sobre el tema porque de cuestiones técnicas y de salud no es que controle mucho. De lo descubierto en mis lecturas os resumiré lo que más me ha llamado la atención.

La principal razón de no recomendar el modo oscuro (o al menos su uso prolongado) tiene fundamentalmente razones biológicas y genéticas.

Los seres humanos, por naturaleza (y de manera general), estamos programados para ver las cosas más claramente durante el día. Es decir, cuando hay más luz. Nos hemos habituado a poder diferenciar mejor objetos oscuros dentro de esa claridad de ahí que, desde siempre los libros tengan hojas claras y letras negras, por ejemplo.

Si, por el contrario, utilizamos un modo oscuro con letras claras (para seguir con el ejemplo), nuestros ojos tienen que hacer un esfuerzo extra para diferenciar lo que estamos leyendo. Eso significa una presión en los músculos oculares que puede derivar en alguna patología.

Los estudios también apuntan a que el texto negro sobre fondo blanco permite una mejor legibilidad, comprensión y retención del texto.

Por otro lado, se comenta (y tiene bastante sentido) que demasiada exposición al modo oscuro puede provocar que nuestros ojos se acostumbren demasiado a ese estado y cuando miremos a pantallas más brillantes sintamos malestar o cierto nivel de fotofobia.

Afortunadamente, este efecto de sensibilidad al brillo suele solucionarse intentando combinar modos oscuros y claros más a menudo o dejando de usar en exceso el modo oscuro.

Otros investigadores le restan importancia al efecto del modo oscuro y sugieren que la incomodidad que a veces sentimos en la vista se debe más al parpadeo de la pantalla que al brillo.

El equilibrio es la clave

En el equilibrio está la clave. De hecho ya hay mucho móviles que permiten ajustar el brillo o el modo oscuro/claro en función de la hora del día en la que lo estemos utilizando.

Como puedes comprobar, hay opiniones a favor y en contra, y dentro de ellas de muy diversa índole.

Por mi parte, tengo que reconocer, que soy fan del modo oscuro. No sé si es por llevar la contraria a las teorías del lado oscuro o porque las deficiencias que tengo en la vista hacen que no distinga si me da más o menos fotofobia (si ya la llevo de serie) o si tengo que esforzarme más o menos para leer (si ya lo hago normalmente).

El modo oscuro me ayuda a diferenciar mejor el contraste de textos o elementos de la pantalla. Prefiero el fondo negro y las letras en blanco. Lo considero una opción más de accesibilidad que se debe tener en cuenta.

Pero, en definitiva, el mejor cuidado para nuestra vista es hacer un uso adecuado de la tecnología: sin abusos, descansando cada cierto tiempo de las pantallas, utilizar un brillo, una fuente y tamaño de fuente adecuado, etc.

Y tú ¿Eres del lado oscuro? Cuéntanoslo en el apartado de comentarios.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.