Hablemos de bolardos y accesibilidad

Bolardo: Elemento que sirve para la delimitación, control y protección de las zonas o áreas peatonales, destinado a impedir el paso o aparcamiento de vehículos y a ser una potencial amenaza para las personas con baja visión.





En las últimos meses se están multiplicando los atentados o ataques terroristas utilizando vehículos más o menos grandes para arrollar a los peatones en zonas de alta afluencia de gente como paseos, avenidas, recintos feriales… Los más recientes los ocurridos en el Paseo de Las Ramblas en Barcelona y en Cambrils.

Como medidas para prevenir tales atrocidades se han erigido como esenciales los bolardos y todos aquellos elementos de mobiliario urbano que permiten bloquear vías de acceso: maceteros, bloques de hormigón, barandillas…

La verdad que a pesar de lo simple de la medida parece que es bastante efectiva, disuasiva o al menos minimizadora de daños.

Muchos ayuntamientos de España y de Europa ya desarrollan planes para la ubicación o reorganización de estos elementos mientras que otros debaten su utilización.

Sea de una manera u otra los bolardos hace tiempo que forman parte del paisaje urbano. Para delimitar zonas, para peatonalizar calles, para evitar que los coches suban a las aceras, etc.

Nadie duda de su utilidad pero no todo son beneficios y si analizamos un poco podemos comprobar que también tienen sus inconvenientes para el viandante. Muchas veces no nos damos cuenta que están ahí y el tropezón está asegurado.

Una persona va mirando su móvil y de repente ¡zasca! golpetazo en la espinilla, vas hablando con alguien animadamente y ¡zas! rodillazo al bolardo…

Y esto si hablamos de manera general porque si nos ponemos en la piel de las personas con discapacidad visual la cosa a va peor.

Debemos puntualizar en este caso, que curiosamente, una persona invidente usuaria de bastón puede más o menos detectarlos al toparse con ellos pero una con baja visión está más expuesta a tropezones, sustos y caídas debido a estos elementos.

Según el “Manual de vados y pasos peatonales” de la Fundación ONCE: “La instalación de bolardos supone un obstáculo para personas ciegas o con deficiencias visuales”.

Su reducida altura, su dureza (muchas veces hechos de metal y rellenos de hormigón) y el poco contraste con el resto del entorno, hace de estos pequeños objetos, una potencial amenaza para aquellos que como yo, tenemos un campo visual muy reducido, por ejemplo.

En el libro “Accesibilidad para personas con ceguera y deficiencia visual” publicado por la ONCE hay un apartado específico sobre bolardos en su capítulo sobre Mobiliario urbano en el que espcifican ciertas características necesarias para que sean más accesibles:

Bolardos u otros elementos que impiden el paso de vehículos

  • Diseño: Deben ser de un solo fuste y visibles, tanto por su volumen como por su contraste de color con el entorno; su altura mínima será de 90 cm y su diámetro mínimo de 20 cm. 
  • Ubicación: La separación mínima entre ellos será de 150 cm y deben instalarse alineados.


Además da varias recomendaciones al respecto de bolardos y similares indicando que, si es posible, deberá evitarse su instalación. Y que en caso de instalarlos  “En las zonas donde se coloquen bolardos, y estos no sean perceptibles visualmente con facilidad (tamaño, ubicación, arbitrariedad en su distribución u otras causas de análoga naturaleza), se contrastará cromáticamente la parte superior de los mismos“.

Con estas indicaciones puede minimizarse bastante el riesgo aunque lo más importante es que cumplan sobre todo con un mínimo de altura y el contraste cromático. Esos dos rasgos permiten a una persona con baja visión diferenciarlos y poder evitarlos.

Los bolardos y demás mobiliario urbano son importantes para hacer ciudades seguras y amigables para la sociedad pero también hay que cuidar los detalles y hacer que todos podamos disfrutar de un paseo sin sustos ni percances.

¿Creéis que se cumplen estas recomendaciones en vuestros pueblos o ciudades?

¿Habéis sufrido algún percance por culpa de los bolardos?

Esperamos vuestras experiencias en los comentarios.




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.