3D. Día de la discapacidad. Criticas y postureo.


recuedro amarillo con el lema del título en marrón y el logo de VSLDía Internacional de las Personas con Discapacidad: reconocimiento de los derechos, visibilización de las personas con discapacidad, lucha por la igualdad de oportunidades… pero, sobre todo, postureo político y mediático por doquier.




 

Y no me entendáis mal. Estoy muy a favor de que exista un día para la reivindicación de nuestros derechos como otros tantos días que hay. (Bueno, el tema de los días nacionales, internacionales y mundiales daría para otra reflexión en profundidad pero eso ya será en otro momento).

Lo dicho, soy una firme partidaria de que se visibilice la situación y se muestren las necesidades y también los logros que afrontamos y celebramos pero estoy totalmente en contra del uso partidista y sesgado por parte de medios de comunicación, organizaciones y políticos, entre otros, de la situación real de la discapacidad.

Pasado el boom del Black Friday, el Cyber Monday y el Giving Tuesday comienza la moda -hasta el día 3 o 4 de diciembre como mucho- de hablar de los «pobres discapacitados» con ejemplos varios de paternalismo y casi compasión por sus «desdichadas» vidas.

Estos días nos cansaremos de ver reportajes, noticias y documentales donde las historias de vida de personas con diversidad funcional se decorarán con excesiva admiración por cosas que hacemos todos los días y desmesurada atención en todo lo malo que nos ocurre. Como si la persona no existiese y toda su historia se resumiese en su discapacidad o peor en su minusvalía, anomalía u otros rasgos negativos.

Y por otro lado tenemos a los que se aprovechan de la inercia del día para darse autobombo y mostrarle al mundo entero lo buenos que son con las personas con discapacidad y lo mucho que luchan por ellas aunque a lo largo de todo el año o años ni sepan que significan términos como «diversidad funcional», «accesibilidad», «integración»…

No diré donde pero esta semana me encontré con una noticia que ejemplifica bien esto último: un ayuntamiento anunciaba a bombo y platillo que después de no sé cuántos años programadas ya finalizaron las obras de mejora del lugar para que personas en silla de ruedas pudieran acceder a las zonas más utilizadas del edificio. Y esto ocurre en pleno siglo XXI. 

Y por supuesto que aplaudo esa medida ¿cómo no? Ojalá hubiese muchísimas más. Sin embargo critico el manejo mediático y el oportunismo de noticias como esta y también la extrema lentitud que se permiten los organismos para llevar a cabo acciones de accesibilidad tan necesarias. Ya sé que de alguna manera favorece la visibilización pero ¿A qué precio? ¿Con qué fin? ¿A quién beneficia?

Cuando los medios de comunicación o las personas influyentes describen o muestran a una persona con discapacidad como alguien inferior, sin alegría, en plan demacrado se hace más mal que bien.

Y ¡ojo! que a veces en esto también tienen la culpa los propios protagonistas de la noticia que por alguna razón que ellos entenderán, y otros podemos llegar a intuir, quieren dar esa imagen de «pobrecitos». Y eso hace mucho mucho daño a todos como colectivo.

Es muy difícil luchar contra los estereotipos y prejuicios de la gente que, muchas veces por desconocimiento, no entiende nuestra situación. Y peor lo hacemos si la imagen que damos es esa.

A ver, dejémoslo claro: tener una discapacidad tampoco es un mundo de rosas. Todos podemos tener buenos y malos momentos y situaciones trágicas como cualquier persona pero debemos huir de victimismos que no tienen sentido.

El lenguaje subjetivo, compasivo, paternalista y con términos negativos de medios y otros agentes públicos hace mucho daño y no debemos fomentarlo ni aplaudirlo.

Tenemos mucho que mostrar a los demás: muchas capacidades dignas de admirar y de dar a conocer. Seamos portavoces de nuestra realidad. Nuestro ejemplo puede ayudar en gran medida a que en un futuro la percepción de la discapacidad sea muy diferente y, con ello, la integración, la inclusión y la accesibilidad universal sean una realidad que beneficie a todos.

Algunos estaréis de acuerdo, otros quizá penséis que son demasiado críticas mis palabras. Yo solo sé que queda mucho por hacer y darle un enfoque positivo a nuestra lucha es mejor que caer en autocompasión y victimismo. Las palabras y los hechos hablan por nosotros y nosotros debemos reivindicar nuestro espacio dentro de la sociedad en igualdad de condiciones.

Para todos los que estáis ahí luchando cada día por esos pequeños logros sinceros y llenos de ilusión y esfuerzo. Para vosotros ¡Disfrutad del Día Internacional de las Personas con Discapacidad! Vosotros sabéis lo que realmente significa esta jornada. 

Y si queréis dejar vuestra opinión o comentar alguna noticia  curiosa del día, tenéis más abajo la sección de comentarios. Ver Sin Limites Accesibilidad lo hacemos entre todos. 





Un comentario sobre “3D. Día de la discapacidad. Criticas y postureo.”

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.