Simulación Glaucoma con See Now Simulator

Qué ve una persona con discapacidad visual

Decía Shakespeare: “Ser o no ser, he ahí la cuestión”. Sin embargo en lo relativo a vista la cuestión es muchísimo más amplia que ver o no ver. Te contamos porqué.




Cómo explicar lo que veo

Muchas veces cuando comentas que tienes una discapacidad visual siempre hay alguien que te pregunta qué es lo que ves.

Y ¿Cómo explico yo lo que veo si nunca he visto bien? ¿Y qué ve él o ella?

No tengo un punto de partida con el que comparar. Ni siquiera con mi propia vista.

Hay días que veo mejor y otros peor y aún así no sabría decir exactamente en qué cambia la percepción. Es tan complicado…

Otras veces ocurre algo que me cabrea un poquito y es que alguien que de repente tiene alguna dioptría o afección menor y te dice con toda su cara “Es que no veo nada” Ya, ya…

Vale, ya sé que a lo mejor para alguien que siempre vio bien de repente nota algo diferente y se convierte en un drama importante. Tampoco voy a subestimar los problemas de otros. No es mi intención. Sólo hay que valorar el contexto y la realidad y tener un poco de empatía.

Los grados de visión son infinitos

La percepción visual es algo muy peculiar y difícil de cuantificar o de comparar.

Existen diferentes aparatos médicos y oftalmológicos que permiten conocer el campo visual, las dipotrías, el estado del ojo, etc. Sin embargo el hecho de ver va más allá de eso.

Hay infinidad de grados de visión entre ver perfectamente y no ver nada en absoluto. Incluso con la misma patología puede haber grandes diferencias.

Nadie puede ponerse en el lugar del otro para comparar qué ve cada uno porque la visión es única, propia de cada individuo e incluso podría decir que principalmente subjetiva.

Incluso aquellos que conviven diariamente con una persona con discapacidad visual desconocen el alcance de su vista en determinadas situaciones.

Sí, pueden saber que para ver la tele se tiene que acercar a tanta distancia, que para leer utiliza o no gafas, que le tiene que ayudar para leer las letras de determinado producto… Pero ¿dónde está la frontera entre lo que ve y lo que no ve? Me apuesto lo que se que incluso aquellos que estáis leyendo y tenéis algún problema visual no sabríais qué responder.

El Simulador See Now

Partiendo de la imposibilidad de explicar exactamente que es lo que vemos cada uno de nosotros, especialmente los que tenemos una discapacidad visual, os traemos algo que seguro os gustará.

Gracias a Esther, Técnico de Rehabilitación de la ONCE, hemos descubierto una web que incluye un simulador de baja visión.

En ella podemos probar cómo se ve si se tiene cuatro de las enfermedades visuales graves más comunes: cataratas, degeneración macular, retinopatía y glaucoma.

Además dentro de ellas se puede calibrar el grado de gravedad desde apenas perceptible a muy severa.

Os dejamos un vídeo con la explicación del simulador See Now.

A la web se puede acceder desde el ordenador o desde el móvil. Recomendamos esta última porque gracias a la cámara incorporada en el smartphone se puede ver el entorno con las diferentes enfermedades oculares.

Si no se dispone de cámara o se quiere hacer desde el pc, la propia web utiliza Google Street View para que podramos probarla. Incluso se puede elegir el lugar a donde queremos que nos lleve.

Web de See Now Simulator: https://simulator.seenow.org/

¿Y tú qué ves?

¿Serías capaz de contestar la pregunta? Da igual que tengas discapacidad visual o no. Seguro que intentar describir lo que ves a otra persona puede resultar una tarea nada fácil.

Todos percibimos la realidad de manera particular. Incluso alguien que no ve nada en absoluto. Esa amplísima variedad de visiones de un mismo objeto o paisaje hacen de la vista un sentido apasionante aunque muchas veces se divierta poniéndonos barreras en nuestro día a día.

La vista y el arte comparten muchos matices. Lo que veo es lo que plasmo en una obra tras haberlo pasado por el filtro de mi persona, mi deficiencia visual y la experiencia vivida. Ya sea para pintar, esculpir, escribir…

¿Y tú qué ves? ¿Te atreves a contárnoslo?




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *